¿Quieres comprar un dominio? Esto es lo que deberías tener en cuenta antes de hacerlo

La importancia de comprar un nombre de dominio tiene mucho que ver con el éxito o el fracaso de tu página web. Hay que recordar que este nombre es el que los usuarios recordarán y tendrán que teclear en el navegador cuando quieran visitar el portal. Debido a esto, el nombre debería ser lo suficientemente atractivo y fácil de recordar para que no tengan problemas a la hora de localizar nuestra página web. Pero además de esto, es importante destacar que el nombre del dominio debería estar estrechamente relacionado con el nicho y con el público al que va dirigido, siendo lo más corto posible.

A la hora de realizar la compra del dominio, es importante considerar ciertas cosas para no caer en errores. Por este motivo, hoy hemos preparado para vosotros una lista con algunas de las cosas más importantes a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo este proceso.

Elegir una empresa de confianza para comprar el dominio

Son muchas las empresas que ofrecen la posibilidad de comprar dominios con ellas, e incluso intermediarios que lo ofrecen. A la hora de decantarnos por una de ellas, además del precio, es importante tener la garantía de que son expertos en el sector además de total confianza. Aunque parezca extraño, aún hay sitios que ofrecen este servicio pero que a la hora de realizar el registro, en vez de poner como titular a su cliente, se ponen ellos, por lo que el dominio nunca pertenece al usuario.

¿Qué coste tiene el mantenimiento?

Muchas personas se preguntan el precio del mantenimiento de los dominios. En un principio, si sólo se registra el dominio no debería tener ningún coste de mantenimiento, aunque si se contrata servicios extras como un SSL o un alojamiento web, entonces sí que habría que pagar esos servicios que en realidad son servicios diferentes al dominio aunque están relacionados.

También es importante que os aseguréis que en caso de querer transferir el dominio a otra empresa, el registrador no te cobre un suplemento por ofrecer el código de autorización o bien por cambiar los datos del registro, aunque sí que hay ciertas extensiones territoriales que cobran por esto.

Privacidad del dominio

Cuando se registra un dominio, los datos son guardados en una base de datos que puede ser consultada por cualquier usuario, accediendo de esta forma a esa información. En el caso que no quieras que sea visible, para ciertas extensiones existe la posibilidad de activar un servicio de privacidad. De esta forma, aunque realicen un whois del dominio, no podrán ver vuestros datos.

Comprar el dominio en el proveedor de hospedaje

Muchas empresas de alojamiento web ofrecen el registro de dominio como un paquete que además del almacenamiento, incluye otros servicios. Lo importante es saber que no es necesario que sea así, aunque sí muy recomendable ya que de esta forma tendréis todos los servicios centralizados.

Certificados SSL

Desde hace algún tiempo, el uso de certificados de seguridad en las páginas web se ha vuelto casi obligatorio si no queremos ser penalizados por los buscadores. Estos certificados se encargan de realizar una conexión segura protegiendo todo el tráfico que se mueve entre el navegador y el servidor, un añadido que otorga valor extra a cualquier página web, más aún si se trata de un comercio electrónico.

Tiempo de contratación

El tiempo mínimo por el que se puede registrar un dominio es por 1 año, aunque ciertas extensiones permiten hacerlo hasta 10 años. Esto es una ventaja porque de esta forma te olvidas durante un tiempo de estar renovándolo todos los años, incluso puede que te encuentres alguna oferta si lo haces de esta forma.

Tienes que saber, que si se te olvida renovar el dominio, tendrás unos días de gracia para hacerlo, pasado esos días, el dominio quedaría libre para ser registrado por cualquier otra persona. Si no quieres que esto ocurra, entonces lo mejor es registrarlo por varios años.

Extensiones de dominios

La extensión de un dominio es la parte final que aparece en el nombre de dominio o dirección URL. La más popular es .com, pero encontrar un buen nombre de dominio con esta extensión es muy complicado. Si esto ocurre, siempre puedes optar por alguna otra extensión de las cientos que hay disponibles. Por ejemplo, apostar por dominio local con extensión .es o .mx que hace referencia a España y México respectivamente. O bien por alguna extensión nueva como .xyz que muchos la ven como la alternativa al .com.