Qué es el WPO y qué factores afectan

Dentro del posicionamiento SEO, debemos prestar especial atención a la experiencia que tengan nuestros usuarios al navegar a través de la web, tratando de que esta sea la mejor posible. Si queremos colocarnos entre las primeras posiciones de las páginas de resultados de Google, la navegabilidad es un factor a optimizar, ya que nos permitirá captar más usuarios y mantenerlos a lo largo del tiempo. El WPO (o Web Performance Optimization) nos servirá de gran ayuda para cumplir con estos objetivos de la forma más eficiente posible.

Qué es el WPO

WPO hace referencia a las siglas para la expresión anglosajona Web Performance Optimization, que traducida al español resulta en optimización del rendimiento web. Este término es bastante general, por lo que su estudio es muy amplio y profundo, existiendo diversos matices que afectan a la hora de realizarlo. 

Dentro del WPO, existen diversas técnicas destinadas a mejorar la experiencia de los usuarios a la hora de navegar en una web, reduciendo y eliminando cualquier problema que lo dificulte.

Todos sabemos que el diseño y el impacto de una página web son cruciales de cara a obtener unfeedback positivo por parte del usuario, pero esto no sirve de nada si la optimización es mala, ya que los tiempos de carga serán elevados y la experiencia final terminará por no gustar. El público en la red es cada vez más exigente, por lo que debemos prestar especial atención al WPO si no queremos quedarnos atrás con respecto a la competencia.

Factores a tener en cuenta para el WPO

El WPO website, si se trabaja de forma adecuada, puede ser una gran fuente de oportunidades para tu negocio, afectando positivamente al posicionamiento SEO y generando una mayor rentabilidad. Por lo tanto, vamos a hablar de los factores más importantes para que la implementación del WPO sea exitosa en tu página web.

Elegir el hosting

Es una de las decisiones fundamentales a la hora de optimizar tu sitio web, ya que se debe realizar en sus primeros momentos de desarrollo. Debemos buscar un alojamiento de alta calidad, que nos ofrezca capacidad de gestión y flexibilidad, como lo hace el servicio de WordPress Hosting. Las características del negocio y de la web son relevantes a la hora de escoger este apartado, por lo que debes elegir en consonancia con las mismas.

Usar temas livianos

En muchas ocasiones, los problemas de velocidad de carga y respuesta de las páginas web vienen dados por el uso excesivo e innecesario de temas pesados. Por lo tanto, y siempre que las características de nuestra web lo permita, deberíamos escoger temas livianos que no afecten a la velocidad de carga.

Emplear un CDN

Los Content Delivery Network son bastante útiles para optimizar el WPO, al permitir que las imágenes y elementos de nuestra web permanezcan estáticos en distintos servidores de todo el mundo, por lo que nos despreocuparíamos de que un usuario de otro continente experimente problemas de carga y/o velocidad.

Eliminar plugins que no se utilicen

Un plugin al que no se le da ningún uso es uno de los mayores enemigos de cara a la optimización de la velocidad de una página web. Si estos no aportan ningún valor y podemos retirarlos sin tener ningún impacto en la rentabilidad, debemos eliminarlos sin dudarlo, ya que pueden afectar directamente al WPO.

Eliminar peticiones HTTP sin valor funcional

Otros de los mayores causantes de problemas en cuanto a las velocidades de carga son las peticiones HTTP innecesarias, especialmente en usuarios de dispositivos móviles, que podrían verse en bastantes problemas a la hora de llegar a visualizar todo nuestro contenido.

Cuidar JavaScript y CSS

Estos recursos, pese a su amplia utilidad dentro de nuestra web, pueden llegar a causar algunos problemas al usuario (en términos de disfrutar la navegación). Para evitarlos, debemos compactar los archivos y retirar todos los caracteres innecesarios que podamos, siempre y cuando no se pierda la funcionalidad.

Utilizar el prefetching

Esta técnica permite que nuestra web ejecute algunos pasos antes de que el usuario lo haga por sí mismo (carga de enlaces, muestra de vídeos o imágenes…). Para hacerlo, debemos tener un buen estudio del comportamiento de los usuarios, algo totalmente necesario para evitar acciones no deseadas.

Incluir el software de compresión Gzip

Este software de compresión reduce el tamaño de cualquier archivo, minimizando las solicitudes HTTP, lo cual se traduce en una disminución importante del tiempo de respuesta del servidor. Este programa nos ofrece una optimización sencilla y muy valiosa, por lo que es recomendable para cualquier sitio web.

Apostar por el Cloud Hosting

Alojar nuestra web en la nube es una opción muy interesante, ya que aumenta drásticamente la escalabilidad de la página web, además de reducir los costes de mantenimiento de un servidor, por lo que es óptimo en una gran parte de los casos.

De cara al posicionamiento de nuestra web en internet, optimizar el rendimiento y los tiempos de carga es esencial. Además, si queremos que los usuarios tengan percepciones positivas de la marca, debemos conseguir que su experiencia durante la navegación sea cómoda y fluida, por lo que el WPO es imprescindible si queremos brindar un servicio online de alta calidad a nuestros clientes.

Ir arriba